Las mejores casas de apuestas deportivas
Los términos y condiciones se aplican a todas las ofertas y/o bonos en esta web. Visita al operador para más detalles.

¿Cómo funcionan las cuotas en las casas de apuestas en línea?

Cómo funcionan las cuotas en las apuestas

El mundo de las apuestas en línea puede resultar muy complejo a la hora de iniciarse en las apuestas deportivas para los nuevos apostantes o para aquellos que llevan poco tiempo buscando suerte a través de los numerosos mercados deportivos, de modo que vamos a hacer un repaso a uno de los conceptos que debes interiorizar desde el primer día: el funcionamiento de las cuotas.

Las mejores casas de apuestas

Aunque siempre sea tentador escoger la cifra más alta, debes tener en cuenta ciertos detalles que pueden llevarte a obtener cantidades más que considerables de dinero, desde la comprensión de los diferentes tipos de cuota existentes hasta los motivos que llevan a las casas de apuestas deportivas a variar las cifras disponibles en cada cuota.

Todos llevamos un apostador dentro

 

El primer concepto que debe quedar claro es que, a grandes rasgos, tu objetivo es el de predecir el resultado que tendrá lugar en una competición o partido, algo que hacemos comúnmente con familia y amigos y que, trasladado al mundo de las apuestas deportivas, puede ser muy beneficioso

Hay numerosos factores que pueden afectar directamente al resultado de un evento, de ahí que las casas de apuestas ofrezcan diferentes cuotas, siempre teniendo en cuenta los beneficios que obtendrán a partir de las apuestas y, por supuesto, el cálculo de posibilidades.

La estadística tiene gran influencia en el mundo de las apuestas deportivas, de modo que tanto las casas de apuestas como los apostantes están en la obligación de atender al progreso de equipos y jugadores, lesiones, sanciones y otros eventos que pueden tener influencia directa en el resultado.

El funcionamiento de las cuotas

Si entramos más de lleno en materia, una cuota indica la cantidad que pagará la casa de apuestas deportivas, una cifra que, dependiendo del tipo de apuesta que escojamos, se calculará sobre apuestas por $1 o por $100, algo que explicaremos más adelante.

Como hemos mencionado, las cuotas más grandes suelen ser las más llamativas porque implican un mayor volumen de ganancias para el apostante, pero cuanto mayor sea la cuota, menor será el porcentaje de acierto, de modo que debemos encontrar un punto medio para no perder dinero una y otra vez apostando por opciones del todo improbables.

En el caso contrario, una cuota baja implica que obtendremos ganancias menores, pero también aumentan exponencialmente nuestras opciones de firmar un boleto ganador, de modo que lo habitual es encontrar ese balance entre ganancias considerables y alto porcentaje de éxito.

Vamos a revisar un ejemplo práctico para entender mejor el funcionamiento de las cuotas, y para ello haremos uso de las cuotas americanas. Un partido entre las selecciones de Brasil y Australia tendría como clara favorita a la Canarinha, de ahí que su cuota sería de -500, mientras que la establecida para los Aussies sería de +1000.

En este caso, una apuesta de $1 por Brasil nos haría generar unas ganancias de $0.20, lo que unido a la cifra invertida en la apuesta inicial desembocaría en un pago total de $1.20. Como vemos, apostar por el favorito aumentaría nuestras opciones de conseguir un boleto ganador, pero en casos en los que la diferencia entre contendientes es tan elevada, las ganancias serían mínimas.

Si Australia diera la campanada y tu apuesta hubiera ido hacia los oceánicos, las cosas cambiarían bastante. Si repetimos la apuesta de $1, en este caso obtendríamos un pago total de $11, repartido en $1 de la apuesta inicial y $10 de ganancias por la victoria australiana.

Después de ver este ejemplo práctico debe quedar claro que apostar por el favorito siempre implica una posibilidad mayor de conseguir un boleto acertado, pero las ganancias serán más pequeñas que si apostamos por el underdog o no favorito.

Aprende a interpretar los tres tipos de cuotas

Aunque todas las casas de apuestas en línea ofrecen la posibilidad de mostrar el tipo de cuota que más se adapte a nuestras preferencias, no está de más comprender el funcionamiento de todas ellas.

Comenzamos con las cuotas americanas

Como su nombre indica, este tipo de cuotas son las más utilizadas en suelo americano, y su forma de leerlas implica a hacer una base de cálculo de 100 unidades ($100). Por regla general, la opción favorita viene acompañada por el signo menos (-), e indica la cantidad que deberíamos apostar para conseguir ganancias de $100.

El underdog u opción no favorita viene acompañado por el signo más (+), y en este caso indica las ganancias que obtendríamos apostando $100.

Si tenemos en cuenta el ejemplo mostrado anteriormente, tendríamos que apostar $500 para obtener $100 de ganancias con la victoria de Brasil, mientras que una apuesta de $100 por Australia reportaría $500 de ganancias. En los dos casos obtenemos un pago total de $600, pero la diferencia es que habría que invertir $500 para la victoria de Brasil y $100 para la de Australia.

Cuotas decimales, las más elegidas en Europa

Viajamos al viejo continente para revisar las cuotas decimales. En este caso, las cuotas se muestran con números enteros o decimales, y a diferencia de las cuotas americanas, se basan en apuestas de $1.

Si pasamos el ejemplo del Brasil vs Australia a cuotas decimales, la Canarinha tendría una cuota para su victoria de 1.20, mientras que la fijada para Australia sería de 11.00.

Vamos a hacer un ejemplo de apuesta con una inversión de $20. Apostar esa cifra por Brasil reportaría ganancias de $4, lo que haría un pago total de $24, mientras que invertir esa cifra por Australia sería mucho más rentable, ya que el pago total ascendería a $220.

Una vez más, recordamos que cuanto mayor sea una cuota, menores serán las posibilidades de conseguir un boleto ganador, de modo que no debe cegarte el hecho de poder conseguir grandes ganancias con una apuesta poco probable.

Cuotas fraccionales, el origen de las apuestas

El mundo de las apuestas comenzó a destacar en el Reino Unido, donde se siguen utilizando de forma casi exclusiva las cuotas fraccionales.

De vuelta al ejemplo del Brasil contra Australia, los sudamericanos contarían con una cuota de 1/5 para su victoria, mientras que la asignada para los oceánicos sería de 10/1. Como podéis ver, contamos con dos cifras (numerador y denominador) separadas por una barra. La primera de ellas muestra las ganancias que podríamos obtener, mientras que el denominador, situado a la derecha, ofrece la cifra que deberíamos invertir. Dicho esto, para obtener $1 con la victoria de Brasil deberíamos hacer una apuesta de $5, mientras que una apuesta de $1 por Australia nos haría obtener ganancias de $10.

No descuides los cambios en las cuotas

La tarea de apostar requiere de paciencia, pero tardar un tiempo excesivo en formular cada apuesta puede tener consecuencias negativas. Las casas de apuestas online tienden a modificar las cuotas a medida que los apostantes ponen el foco en ellas, de modo que es habitual ver variaciones en las cifras propuestas para cada evento a medida que se acerca su inicio.

Por este motivo, debes cuidar mucho el aspecto estadístico y conocer al dedillo la situación de cada contendiente, pero no debe llevarte demasiado tiempo, ya que una espera prolongada puede hacer que tu apuesta se formule por una cuota inferior a la que habías visto inicialmente.