Las mejores casas de apuestas deportivas
Los términos y condiciones se aplican a todas las ofertas y/o bonos en esta web. Visita al operador para más detalles.

¿Por qué debes apostar por el Liverpool en la final de la Champions League?

Las mejores opciones para apostar por el Liverpool en la final de la Champions League

El Liverpool está a pocos días de tener la oportunidad de levantar su sexta Champions League. Los Reds han alcanzado su segunda final consecutiva después de remontar el 3-0 encajado en el Camp Nou en semifinales, una gesta histórica que merece tener un final feliz para Jürgen Klopp y sus pupilos.

En todo caso, hay más motivos para pensar en que esta vez sí serán capaces de alzarse con la gloria, por lo que pasamos a revisar algunos de ellos como apoyo para la elección de los mercados que puedan resultar más rentables.

Lanzados a por el título

El dato que más puede ayudar al Liverpool de cara a las apuestas es la gran racha de resultados con la que llega a esta cita. Desde que cayeran frente al Wolverhampton en la FA Cup allá por el mes de enero, los Reds tan solo han perdido un partido, el famoso 3-0 contra el Barcelona en el que, todo sea dicho, dominaron a los culés y solo la falta de puntería y el acierto de Lionel Messi les privaron de un resultado más productivo.

En total, 23 partidos en los que el reparto ha sido de 17 victorias, cinco empates y una derrota, con una racha entre los meses de marzo y mayo de 10 triunfos consecutivos en los que superaron a rivales de la talla de Bayern Múnich, Porto, Chelsea o el propio Tottenham.

Dicho esto, contamos con un equipo con mayor calidad en sus filas y una racha victoriosa remarcable, que ha peleado hasta el último instante por la Premier League y que no ha tenido momentos de relajación con los que sí ha contado su rival en esta final de la Champions. Por este motivo, es inevitable apostar por la victoria del Liverpool, tasada en 1.95 por bet365.

El trío de ataque llega en plenitud de condiciones

Uno de los factores que puso en compromiso el pase del Liverpool a la final de Madrid es la ausencia de algunas de sus estrellas en el doble duelo frente al Barcelona. En la ida, Mané y Salah no supieron derribar el muro Culé, y no fueron pocos los que echaron en falta a Roberto Firmino.

El brasileño también se perdió el partido de vuelta, así como Mohamed Salah, quien cayó lesionado pocos días antes del duelo que definía al finalista de la máxima competición europea, dos ausencias muy sensibles compensadas por una intensidad que anuló al Barcelona y una búsqueda incesante de hacer goles que no dejó margen a desconexiones.

Si tenemos en cuenta que el Liverpool endosó un 4-0 al Barcelona sin Firmino ni Salah, solo cabe aventurar el destrozo que puede firmar el trío de ataque Red a un Tottenham que ha encajado siete goles en los tres últimos partidos de Champions League. Que Salah (2.10), Mané (2.60) y Firmino (2.87) ocupen tres de los seis puestos de favoritos a anotar en cualquier momento del partido no es ninguna sorpresa, sin olvidar a Divock Origi, uno de los héroes en semifinales que, presumiblemente, tendrá que esperar su oportunidad desde el banquillo.

La experiencia de Klopp en finales europeas puede ser clave

Uno de los detalles que más se deben considerar a la hora de elegir al potencial ganador de una competición es la experiencia en partidos de máxima exigencia de sus jugadores… y de su entrenador. Jürgen Klopp ha sido capaz de formar un grupo muy unido que rema en la misma dirección, además de inyectar ese carácter competitivo que ya le llevó a disputar la final de la Champions League con el Borussia Dortmund en 2013.

El técnico alemán siempre está cuestionado por el hecho de acostumbrar a perder finales, y en cierto modo esta afirmación tiene su parte de verdad. El teutón ha perdido hasta cuatro finales europeas: la mencionada con el Borussia Dortmund, la Europa League de 2015 y la edición anterior de la Champions League, pero no hay que olvidar que en su etapa al mando del Dortmund, logró conquistar cinco títulos en siete años, un hito a tener en cuenta en un fútbol que suele estar dominado con autoridad por el Bayern Múnich.

Jürgen Klopp es un entrenador que sabe aprender de las adversidades y, sobre todo, capacitado para que sus jugadores confíen ciegamente en su pizarra, esa que hace que sus equipos salgan a por todas desde el pitido inicial y no experimenten ningún tipo de desconexión a lo largo de los 90 minutos, sea cual sea el resultado. Este es el último motivo por el que pensamos que el Liverpool se coronará campeón de Europa, y no solo eso, ya que también nos la jugamos por la cuota jugosa de 8.00 destinada a un duelo en el que los Reds vayan por delante en el marcador en los primeros 10 minutos de partido.

Apuesta en la final de la Champions League 2018-19 con los pronósticos y noticias de OddsShark.